La importancia de la Pelvis en Yoga

Escrito By on Abr 27, 2016 | 0 Comentarios


Son muchos los grupos musculares y articulaciones, que forman parte de nuestro cuerpo y con los que hay que trabajar mientras practicas Yoga. Todos ellos son fundamentales para poder llevar a cabo las asanas y así llegar a un resultado óptimo para la salud de la columna y crear los espacios que tu cuerpo necesita.

Pues bien, ¿qué sería de todos ellos si la acción que realizas en tu práctica no fueran adecuados? ¿Qué pasaría si la “comprensión” del trabajo que hay que realizar con ellos no se tuviera claro ?.

Cada parte del cuerpo por pequeña que sea tiene una labor muy importante en tu práctica. Podemos dividir el cuerpo en dos grandes partes las cuáles trabajan al mismo tiempo con diferentes intensidades y acciones para llegar al centro del cuerpo, o al menos al nexo de unión que conecta el tren superior con el tren inferior de éste, LA PELVIS.

La fuerza y estabilidad que tenga va a depender de que tu postura esté erguida y en buena posición además de la flexibilidad suficiente para que goce de buena salud y movimiento. Cuando no se tiene fuerza en esta zona se pueden ver afectadas las rodillas, pies y en general el resto del organismo.

Todo el trabajo que se hace en yoga con las caderas o también denominadas ingles, la musculatura que se trabaja para ganar movimiento, espacio, son fundamentales para alcanzar un equilibrio en todo el cuerpo. Gran parte del trabajo que se haga repercute directamente en todo él, siendo la pelvis el nexo de unión entre esas dos grandes partes de las que antes hablaba. Es la que te mantiene en pie.

Al trabajar con intensidad, alineamiento y precisión en yoga, se consigue una gran sensibilidad en esa zona tan importante que no podemos hacernos una idea de los beneficios que recibe nuestro cuerpo. Sin duda no queda sólo dicha idea de centrarse en esta tan importante parte del cuerpo si no que todo es una cadena. Si los pies y las piernas se colocan en una buena posición de Tadasana, inmediatamente podemos sentir como en nuestras caderas sucede algo que va a repercutir en toda la pelvis y nuestra columna en general. La zona lumbar se descongestiona y así sucesivamente podemos experimentar la sensación de sostén sin peso, de ligereza.

Tanto el estiramiento en toda la zona pélvica como la soltura de tantos músculos que pasan por ella, son muy importantes para sentir un desbloqueo claro en esta estructura.

Cuando la postura de Tadasana se pierde quiere decir que perdemos la inercia de subida y el cuerpo tiende a caer, la pelvis sufre un retroceso, pierde el alineamiento de la postura y la estabilidad se disipa con lo cual el peso comienza a recaer hacia los talones y se produce una depresión física cuyo origen proviene del exceso de tono muscular y esfuerzo. Así pues la respiración se ve enormemente afectada produciendo un cambio en el estado de ánimo y una pérdida de oxígeno en el organismo. Si esto ocurre hay una carencia de conciencia en el cuerpo, la respiración se vuelve más inestable, se activa el sistema nervioso simpático como modo de salida o supervivencia perdiendo claramente la conexión cuerpo-mente.

En yoga buscamos el equilibrio entre el sistema simpático que es el que está relacionado con el tono muscular activo y el parasimpático que tiene que ver con el tono muscular calmado y distendido.

Demasiado tono muscular en el cuerpo produce tensión por lo tanto hay que trabajar con equilibrio entre la acción muscular intensa y una calma relajada no demasiado laxa. El como te apoyas en las posturas en tu estructura ósea ayuda a que el sistema simpático no se dispare accediendo a un apoyo desde la estructura ósea sin tanta acción muscular.

Por ejemplo en Utthita Parsvakonasana, el apoyo en la cabeza del fémur de la pierna flexionada da lugar a una soltura interna en la cadera y los músculos que la protegen por lo tanto se produce una calma interna profunda, trabajando con intensidad el resto del cuerpo.

Cuidando todos los detalles con meticulosidad podrás alcanzar los beneficios esperados en tu práctica de Yoga.

“Persevera en la postura para llegar al asana desde una voluntad sostenida dentro de tus posibilidades.”

¡Buena práctica!

Silvia

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para asegurarte una mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies info cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies