Retomar las clases de Yoga

Escrito By on Mar 15, 2016 | 0 Comentarios



A lo largo de la vida se nos van presentando diferentes circunstancias o acontecimientos que, de alguna manera, nos marcan y nos condicionan durante un tiempo, invitándonos a introducir cambios o a hacer algunas renuncias, en nuestro día a día.

Lo mismo no hace mucho has sido mamá o papá, sufriste un accidente o lesión importante, quizás acabas de romper con tu pareja, te quedaste sin trabajo o han cambiado tu jornada laboral. Sea cual sea tu situación, existe un hecho que quizás te una con otras personas y es que han pasado semanas, meses e incluso años, desde que te subiste a tu esterilla de Yoga por última vez pero sientes que tu cuerpo y tu mente necesitan cultivarse de nuevo.

¿Qué ha pasado? ¿Por qué si tienes de nuevo la posibilidad de retomar tu rutina yóguica te encuentras con un muro que te frena? ¿Tienes miedo de haber olvidado lo que aprendiste? ¿Te da vergüenza no poder tener la misma flexibilidad de antes? ¿No hacerlo bien? ¿Te dices una y otra vez que no tienes tiempo?

Desde ahora mismo, tienes que abandonar ese boicot hacía ti. Ese es el primer paso. Y a partir de ahí, empezar a construir. Ya que por muy difícil que parezca “volver a empezar” con algo que dejamos en el pasado, es posible. Si ponemos intención, esfuerzo y voluntad es un buen momento para reencontrarnos con ese algo que, por otra parte, tanto echamos en falta. En este caso, por ejemplo, las clases de Yoga.

Una vez leí que la práctica personal es un lugar al cual volver siempre y por eso no hay que tener miedo de adentrarse de nuevo. Hay una memoria dentro de nosotros donde todo queda grabado. Solo hay que alimentar, ejercitar y cuidar aquello que queremos despertar y recuperar. Todo lo que sabemos, está dentro de nosotros y nosotras, forma parte de nuestro ser, de nuestra experiencia y sabiduría interior.

Los expertos dicen que el primer paso es crucial ya que supone un gran esfuerzo físico, mental y emocional y por ello es importantísimo no ponerse exigencias muy altas, darse tiempo y tomarse con calma los primeros días de adaptación. Así que me recomendación es realizar una serie sencilla con pocas asanas y terminar siempre con alguna postura relajante.

Poco a poco, con el paso de los días y según lo vayas sintiendo, podrás ir aumentando tanto la intensidad como el tiempo de duración de las posturas y de tus secuencias de Yoga. De esta manera, podrás aceptar y disfrutar del momento presente y al mismo tiempo, reconciliarte contigo mismo, contigo misma.

Tanto si practicabas por tu cuenta o como si solías acudir a una escuela o centro de Yoga, los primeros días, prueba a practicar en casa sin ser demasiado exigente pero con determinación para ver como vives esa vuelta y que sensaciones aparecen en tí. Pero si ves que te distraes, que no puedes concentrarte o que realmente no sabes cómo empezar, lo mejor es que durante un tiempo recibas clases de un profesor o profesora hasta que te sientas lo suficientemente confiado o confiada para hacerlo por ti mismo/a.

La primavera está a la vuelta de la esquina, las estaciones siempre traen consigo cambios, renovación y energía creativa, un momento fantástico para volver a redescubrir todo lo beneficioso, enriquecedor y positivo que nos proporciona una práctica de Yoga constante, respetuosa y comprometida.

¿Quieres que te recuerde algunos de los beneficios que nos proporciona el Yoga? Igual es la prueba definitiva que te empuje a volver a tu práctica :-)

  Nos regala calma mental.

  Disminuye el riesgo de enfermedades.

  Mejora la calidad de nuestro sueño.

  Aumenta nuestra confianza y autoestima.

  Retrasa el envejecimiento celular.

  Trabaja la memoria y la capacidad cognitiva.

  Alimenta la empatía.

  Invita a aceptarnos y aceptar a los demás.

  Despierta la sensibilidad y la intuición.

  Proporciona alegría, felicidad y ganas de vivir.

 

Os envío ánimo, mucha energía y mis mejores deseos para ese reencuentro yóguico….

Namaste!!!

Silvia

 

“El yoga es la llave dorada que abre la puerta a la paz, la tranquilidad y la alegría.” B.K.S Iyengar

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para asegurarte una mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies info cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies